1 de julio de 2018

Síndrome de abstinencia

¿Será una muy mala idea ir a tu casa, tocar tu puerta y darte todos los besos que negué?
¿Será una muy, muy mala idea entregarte mi piel y los pedacitos que me quedan de alma?
¿Será una muy, muy, pero muy mala idea perderme en tus lunares, entrelazar mis dedos en tu pelo, mirarte a los ojos y ser tuya, muy tuya?

Es adictivo el momento en el que te permites pensar en los ¿que sería de mi si...?
Es adictivo creer en los viajes en el tiempo, con la sola idea de cambiar las torpes decisiones y los deseos reprimidos.
Es adictivo pensar en ti. Y no me importa que seas una droga y que yo sea una adicta. No quiero rehabilitarme, ya estoy harta de este síndrome de abstinencia.

¿Será una muy mala idea ir a tu casa, tocar tu puerta y pedirte perdón?
¿Será una muy, muy mala idea entregarte todas las cartas y poemas que te escribí?
¿Será una muy, muy, pero muy mala idea perdonarme y perdonarte, dejarnos ir, no más llorar?